Vilafreser es un pueblo de pesebre, caracterizado por la silueta de la iglesia con el campanario y los Pirineos de fondo, una estampa de postal que muchos artistas han dejado pintada para la posteridad. Hace 50 años, cuando nuestro padre era pequeño, el pueblo tenía escuela, hostal, tienda y panadería. 25 años después cuando nosotros éramos pequeños la escuela estaba cerrada pero todavía había algunos niños en el pueblo y el mejor horno de pan de leña que nunca hayáis probado. A día de hoy no quedan negocios abiertos, la mitad de las casas están vacías y en 25 años el núcleo ha pasado de 36 a 16 habitantes.

Vilafreser es un lugar especial para nosotros: es nuestra casa. Es donde nacimos y donde nos criamos, donde viven nuestros padres y donde abrimos la primera casa, el Loft Vilafreser. Vilafreser ha sido el embrión de Naturaki.

Hace 40 años nuestro abuelo vendió un terreno a Juan de Can Sisó de Vilafreser por 3.000 pesetas. Al cabo  de 20 años este terreno, junto con el de al lado, se convirtieron en terrenos urbanos y cinco años más tarde se proyectó una urbanización. Finalmente en 2009 la urbanización se terminó de construir. Desafortunadamente debido a la crisis inmobiliaria no tuvo el éxito esperado y hoy en día aún no se ha construido ninguna casa.

Pasaban los años y nos entristecía ver un lugar tan bonito donde no se hacía nada. Desde que empezamos Naturaki hemos ayudado a muchos propietarios a arreglar sus casas para que luzcan en su máximo esplendor y sacarles el máximo provecho. Pero también nos hacía ilusión iniciar un proyecto propio y desde cero, así pues, hace dos años y medio iniciamos los contactos para comprar una parte de la urbanización. En aquel momento y por diversos motivos, no fue posible llevarlo adelante. Pero, finalmente, hace poco más de un mes las negociaciones llegaron a buen puerto y, gracias al buen entendimiento con los promotores, hemos comprado una parte de la urbanización!

Sí, en todo ello hay un punto de locura, ahora que casi nadie hace casas, nosotros haremos seis, se trata de un pequeño conjunto de 6 casas con una gran zona común. Y las haremos muy bonitas! La inversión es muy importante, de hecho la más importante que se ha hecho nunca en Vilafreser. Pero tenemos el visto bueno por parte de los bancos, el Ayuntamiento de Vilademuls y el resto de la Administración. Además, y para nosotros lo más importante, contamos con la experiencia de cinco años en el sector y la confianza de casi 35.000 personas que se han alojado en las 40 casas que actualmente gestionamos. Todo esto nos tranquiliza y nos hace confiar en que será un buen proyecto: para el pueblo, para la sociedad y para la empresa. Y, además, vamos a crear nuevos puestos de trabajo y seguiremos dinamizando la actividad económica que ya generamos en la zona.

Si todo va bien, confiamos en comenzar la construcción de las dos primeras casas en 2016 y abrirlas en 2017. Hacen falta muchos preparativos y atar muchos presupuestos, pero si todo sale como está previsto, en mayo de 2019 estarán terminadas todas seis casas.

Cada casa tendrá una capacidad de 2 a 8 personas, contará con jardín privado y piscina, un gran porche con chill-out, jacuzzi interior y chimenea. Serán de estilo rústico y primará la calidez, el trabajo con la luz natural y la integración del interior con el exterior. Serán una mezcla entre el Loft Vilafreser y Albons Resort, casas discretas pero con una calidez excepcional. Al mismo tiempo la sostenibilidad y la eficiencia energética serán aspectos clave en todo el proceso de construcción.

Estamos muy contentos e ilusionados, cuando empezamos nunca habríamos esperado poder llegar a hacer un proyecto de estas características. A medida que vayamos avanzando con el proyecto iremos explicando más detalles.

Una vez más, gracias por tu confianza, sin ti, nada de esto sería posible.

Vilafreser, by Naturaki 😉