El Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa se trata del mejor exponente de paisaje volcánico de la península Ibérica, y la suerte es que se encuentra muy cerca de algunas de nuestras casas! Dispone de una cuarentena de conos volcánicos, 10 cráteres, 23 conos mejor conservados y más de 20 coladas de lava. Es un paisaje lunar de colores de arena oscura, negros, rojos, verdes y morados. La situación geográfica de la zona volcánica es altamente atractiva tanto por su proximidad al mar, a la costa del Alt Empordà, como por la proximidad a las comarcas montañosas del país.

Os proponemos una ruta por nuestros lugares preferidos de la Garrotxa, con paisajes volcánicos de montaña, naturaleza y calma!

1. El Volcán de Santa Margarita

El volcán de Santa Margarita se encuentra en el municipio de Santa Pau (Garrotxa) y es uno de los volcanes más emblemáticos de la zona. Entró en erupción hace 11.000 años y tiene una altitud de 700 metros. Su extensa boca hoy en día se trata de un gran prado con una extensión de 2.000 metros de perímetro y desde donde disfrutaréis de unas vistas increíbles. En medio de la llanura está la iglesia de Santa Margarita, de origen románico, que da nombre al volcán. Con el fin de llegar hasta su cráter hay que hacerlo caminando, es una cuesta pero se puede hacer sin problemas.

2. Castellfollit de la Roca

Foto: http://ca.turismegarrotxa.com

Este singular pueblo está situado a 296 m de altitud y se levanta sobre los restos volcánicos hace miles de años una pared basáltica consecuencia de la acción erosiva de los ríos Fluvià y Toronell sobre los restos volcánicos de hace miles de años. Con menos de un kilómetro cuadrado, se trata de uno de los municipios más pequeños de Cataluña. Os recomendamos subir a la torre del campanario, desde donde podréis contemplar unas vistas espectaculares, así como cruzar la pasarela para contemplar el punto de vista del pueblo desde el río y hacer algunas fotos impresionantes.

3. El Volcán del Croscat

Foto: porsolea.com

Este volcán de paisaje lunar se encuentra ubicado entre los municipios de Santa Pau y Olot. Durante 25 años estuvo dedicado a la explotación de yeso, por lo que presenta esta estética escalonada. Se trata de uno de los volcanes más grandes de la península de su categoría y lo más curioso es que podemos ver su interior. La mejor manera de visitarlo es haciendo una excursión a pie de 2,9 km (una hora aproximadamente y sin desniveles) apta para todos los públicos. Muy recomendable para disfrutar también del paisaje de la Garrotxa de los alrededores.

4. La Fageda d’en Jordà

Foto: catalunya.com

Foto: catalunya.com

La Fageda d’en Jordà se trata de un bosque de hayas excepcional, ya que crece sobre la colada de lava del volcán Croscat, en un lugar plano con colinas suaves. Un laberinto interminable de árboles y hierbas salido de un auténtico cuento de hadas que ha servido de fuente de inspiración a artistas como Joan Maragall. Se puede visitar a pie, en bicicleta o en caballo. Aunque es especialmente recomendable la visita en carruaje tirado por caballos.

5. Olot y el volcán Montsacopa

Foto: turismeolot.com

Desde el cráter de 120 metros de diámetro y 12 de profundidad del volcán Montsacopa veréis una panorámica de 360 grados de buena parte de la Garrotxa. Se trata del volcán más vinculado a Olot ya que se encuentra situado en el centro de la ciudad. Durante la Guerra del Francés, este fue un lugar estratégico debido a su gran visibilidad a las entradas de Olot desde Castellfollit hasta Riudaura y la Vall de Bianya. Como podrán ver, es uno de los volcanes de la Garrotxa con el cráter más perfecto!

6. Núcleo Antiguo de Santa Pau

Foto: santapau.cat

Un pueblo medieval desde donde se puede contemplar panorámicas espléndidas sobre el valle del Ser. En un día claro, desde el Portal del Mar, se puede ver el golfo de Roses y el mar. Paseando por su casco antiguo podrá disfrutar de sus edificios singulares como el Castillo construido en los XIII y XIV, la Plaza porticada o Firal dels Bous, que servía de cobijo al mercado, la iglesia gótica de Santa María, de una sola nave o el mirador sobre el valle del Ser. Si vais en enero no se pueden perder la feria del frijol.

Es imprescindible, en cualquier época del año, visitar este lugar espectacular de la zona volcánica de la Garrotxa. Dejaros seducir por sus paisajes y sentid la naturaleza en estado puro!

 

Foto portada: sportravelling.com