Te mantenemos la paga y señal [Anulaciones Covid]
Te protegemos y nos protegemos [Medidas Covid]

La Gola del Ter: una playa virgen, salvaje y natural

La Gola del Ter: una playa virgen, salvaje y natural

La Gola del Ter nos muestra un paisaje bucólico y sugerente. Si lo que deseáis es huir de las grandes aglomeraciones y disfrutar de la calma de una playa larga de arena fina alejada de los edificios y de los grandes complejos hoteleros, esta es la playa perfecta. Muy cerca de nuestras casas y caracterizada por sus pequeñas dunas, es una playa virgen y salvaje ideal para disfrutar todo el año, ya que fuera de la temporada más alta presenta unos aires de soledad iluminadora.

Se trata de un lugar único de la Costa Brava, donde confluye el agua de mar con la del Río Ter y desde donde se puede observar, cara a cara, un fenómeno extraordinario: una de las mejores puestas de sol de la zona -sobre la desembocadura del Ter- y la salida de la luna sobre el mar, todo a la vez!

La playa va desde las Basses d'en Coll -en Pals- hasta la playa de L'Estartit, y toda la zona tiene muy pocos servicios. Al norte se encuentra la playa de la Platera -una de las pocas playas de la zona que acepta perros-, y al sur, la playa de la Fonollera.

La Gola del Ter: una playa virgen, salvaje y natural

Sabemos donde desemboca el río Ter, pero si queremos saber dónde empieza hay que remontarse a 2.480 metros de altitud en la comarca pirenaica de Ulldeter en el Ripollès. La longitud no se queda corta: 200 km entre pueblos, presas y arroyos, que desembocan en el mar Mediterráneo en la comarca del Baix Empordà.

Desde la Gola del Ter se observan también de forma privilegiada dos de los tesoros de la zona: las Islas Medes y el Castillo del Montgrí.


Se puede acceder a la Gola del Ter por dos lados: por la carretera que va de Torroella de Montgrí a Pals siguiendo un desvío que os quedará a mano izquierda o bien desde l'Estartit. El camino más salvaje y que a nosotros nos gusta más para la flora y fauna de su entorno es el primero. Para acceder a la playa como tal, habrá que hacer una pista forestal de unos 4 kms -accesibles con cualquier vehículo-. Recomendamos también, de hacerla en bicicleta o incluso, si no es un día muy caluroso, a pie ya que el camino bordea ya el río en su tramo final hacia su desembocadura, y se convierte en un paisaje verde y salvaje de cañaverales , cultivos, frutales, pájaros, insectos... Si vais con niños es un lugar ideal donde se podrán sentir como auténticos exploradores.


Una sugerencia para un día claro: prepararos un picnic de tarde, quedaros cerca del agua de la desembocadura, entre el río y el mar y disponeos a ver un espectáculo maravilloso mientras se pone el sol y sale la luna. Eso si, no olvidéis llevar anti-mosquitos!

Guardaos un día entero para pasear por las finas dunas salvajes de esta maravillosa playa y disfrutad de la calma y de las vistas privilegiadas de la naturaleza en la Gola del Ter!

Huéspedes

Adultos

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32

Niños

0
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Bebés

0
1
2
3
4
5
6
7
8

Aplicar

Fechas

Selecciona fechas...

Seleccionar fechas

Borrar fechas