10 plantas aromáticas para cocinar y que encontrarás en Girona

10 plantas aromáticas para cocinar y que encontrarás en Girona

Las plantas aromáticas forman parte de la cultura popular en toda la cuenca del Mediterráneo. Hoy te hemos querido recordar que muchas de ellas las tenemos a un paso y gozan de un gran potencial en la cocina. Si deseas dotar tus recetas de un toque único y especial y realzar el sabor de cada alimento de manera natural, lee, imagina, innova y ¡a chuparse los dedos!

1. El romero

10 plantas aromáticas para cocinar y que encontrarás en GironaFoto: catalunyaplants.com

Lo podemos encontrar indistintamente a lo largo de la costa Mediterránea y hasta a 1.500 metros sobre el nivel del mar. El romero es una planta muy útil e insustituible en la cocina por su excelente fragancia, sobre todo en la cocina mediterránea, donde se utiliza mayoritariamente para carnes, pescado y salsas. ¿Quieres un truco? Añade una rama a tu cóctel y a tus mermeladas. ¡Les dará un toque exquisito! También dará un aroma muy especial a las patatas al horno si les añades una rama al lado o bien si lo troceas pequeñito y se lo hechas por encima.

2. El orégano


Vive en lugares secos y pedregosos, generalmente cerca del bosque. Combina especialmente bien con el tomate, lo que le convierte en un gran y acertado aditivo para las ensaladas. También es un compañero inseparable de los estofados, las salsas para pasta, las pizzas e, incluso, de los bistecs a la plancha frotados con la hierba antes de cocerlos. El aceite de esta hierba aromática también se utiliza como antioxidante para dar protección en la elaboración de embutidos y otros derivados de la carne.

3. El laurel

Foto: cocinista.es

El laurel es una planta muy extendida, sobre todo en los países de clima templado como los mediterráneos. Cultivada desde tiempos remotos de la antigua Roma, se encuentra en bosques y es muy apreciado por su fragancia aromática y por la particularidad de sus hojas, y es que no pierden el aroma después de la cocción. Hoy el laurel se usa normalmente en la cocina de todo el mundo para aromatizar guisos de legumbres, pescados y mariscos. Eso sí, se debe utilizar con moderación ya que unifica los sabores cubriendo el propio de los alimentos.  

4. El hinojo


El hinojo es una planta silvestre originaria de la cuenca del Mediterráneo. Es una hortaliza de la que se utiliza todo, por sus principios activos: el bulbo como hortaliza, las semillas como especie curandera y los tallos y las hojas como hierba aromática. El hinojo es muy útil para favorecer la digestión: las semillas las podemos utilizar como especie para acompañar platos flatulentos para evitar los gases o bien como infusión. El bulbo lo podemos cocinar como cualquier otra verdura y nos aportará muchos beneficios para la salud y un sabor anisado muy especial que combina muy bien dentro de un buen caldo de verduras por ejemplo. ¡Una planta para no desaprovechar nada!

5. El tomillo

Foto: tutallernatural.com

Se encuentra, mayoritariamente, en laderas secas expuestas al sol, en tierras arcillosas y terrenos pedregosos. El tomillo es una planta aromática medicinal. Antiguamente los romanos la utilizaban en la cocina para perfumar vinos y quesos, actualmente se le conocen una gran cantidad de propiedades extraordinarias tanto para la salud como la belleza. Como condimento gastronómico, combina a la perfección picada y espolvoreada con el pescado y las verduras, así como con el cordero o el pollo. Uno de los usos más comunes es en la sopa de tomillo, hecha tradicionalmente a base de pan, ramas de tomillo, ajo, sal, pimienta y aceite de oliva.

6. El perejil


El perejil lo podemos encontrar a lo largo de las regiones frescas y húmedas y también en las costas rocosas del Mediterráneo (de donde es originario). Normalmente se utiliza fresco y picado o bien dentro de un «bouquet garni» (ramillete de diferentes hierbas ligadas) añadido a las sopas y guisos de carne o pescado. Otro uso común es mezclado con pan rallado para rebozar, pero quizás donde gana más protagonismo es en la famosa salsa verde, que tiene este color y nombre por el uso de esta planta aromática y es muy utilizada para acompañar la merluza. Desde siempre, el perejil no se acostumbra a vender, sino que se obsequia a los clientes. Una curiosidad: para quitarse el sabor de ajo de la boca ¡va bien masticar perejil!

7. La albahaca

Foto: huertocity.com

La albahaca, autóctona del Mediterráneo, se utiliza a menudo en nuestra cocina en ensaladas, sopas de verduras, salsas y también en guisos de cualquier tipo de carne. Las hojas picadas sirven para condimentar ensaladas, arroces, pastas, sopas, setas, huevos, carnes y para elaborar la famosa salsa italiana de pesto. Es una hierba muy perfumada y fresca que aportará un 'plus' interesante a tus platos en cuanto al gusto y los aromas.

8. La menta

Foto: hablemosdealimentos.com

Una de las hierbas más clásicas que encontramos, sobre todo en las zonas más húmedas. Es la esencia de los famosos mojitos y del té con menta que nos refresca en verano y nos calienta en invierno. Su sabor refrescante hace que combine muy bien con frutas, sopas frías (a nosotros nos gusta mucho con la sopa de melón) y zumos. Un truco: si el té de menta lo preparas junto con unos pistachos pelados y una punta de miel ¡queda delicioso! Una hierba que aporta siempre un punto refrescante en la mesa, además es antioxidante y facilita la digestión.

9. La lavanda


La lavanda es una planta de pequeñas flores color lila proveniente del Mediterráneo y que ha sido mayoritariamente utilizada en cosmética y perfumería, aprovechando las cualidades de sus aceites esenciales que proporcionan a estos productos un olor muy agradable. Pero también tiene otros usos, y en los últimos años ha proliferado el culinario, sobre todo en la repostería. Por ejemplo, una idea es añadir alguna de sus flores en el bote del azúcar o de harina, lo que les dará un aroma especial para preparar unos postres exquisitos.

10. El eneldo

Foto: unisima.com

El eneldo, aunque también podemos encontrarlo en las montañas del Mediterráneo, es uno de los condimentos más utilizados en la cocina escandinava y nórdica. Su aroma anisado y ligeramente amarga combina perfectamente con pescados grasos, como el salmón, el atún e, incluso, la trucha, lo que le convierte en la hierba aromática por excelencia de los peces. También combina muy bien con yogur, cremas ácidas y huevos. En Naturaki improvisamos una salsa para comer los veranos a base de yogur, aceite, sal, vinagre, miel y un toque de eneldo. Todo bien mezclado combina de maravilla con una ensalada de pepino refrescante o bien con un salmón al horno. ¡Una receta rápida y deliciosa!

¿Ya os saliva la boca? ¡A nosotros sí! Estamos bien preparados para calzarnos las botas de montaña e ir en búsqueda de estas hierbas aromáticas del Mediterráneo para dar un toque aromático y de sabor a nuestros platos.  

Huéspedes

Adultos

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32

Niños

0
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Bebés

0
1
2
3
4
5
6
7
8

Aplicar

Fechas

Selecciona fechas...

Seleccionar fechas

Borrar fechas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando aceptas su utilización. +info