El lago de Banyoles es el lago natural más grande de Cataluña y es el principal signo de identidad de la ciudad de Banyoles. Ocupa una superficie de 107 hectáreas, con una longitud de 2.128 metros. La mejor manera de descubrir y conocer el Lago de Banyoles es bordeándolo por todo su perímetro, adentrándose en rincones naturales que nos ofrecen una visión del Lago bien diferente a cada paso. El recorrido completo para dar la vuelta es de 8 km así que a calzarse bien y adelante!

Os proponemos un paseo para disfrutar de estos paisajes a temporales que ofrece el lago y su entorno, con su serenidad y calma, afectadaa sólo cuando sopla el viento. Podéis hacer la vuelta al Lago a pie o en bicicleta. El camino es llano y fácil, tanto para adultos como para niños. La duración caminando es de unas 2 horas 30 minutos.

Vuelta al Lago de Banyoles

Un punto típico y fácil para empezar la ruta es en la Oficina de Turismo, situada en la zona conocida como el Frente del Lago. Desde aquí, rodear-lo dirección norte. Pasaréis por el lado de algunas de las pequeñas Pesqueras (construcciones al borde del agua). Hay 20 y datan de mediados del siglo XIX y principios del siglo XX.

Si tenéis brazos fuertes, podéis empezar por tomar una de las barquillas de madera con remos y hacer una excursión por dentro del lago. Cuando os canséis, podéis caminar hasta llegar a los Banys Vells (donde podéis tomar un buen desayuno para coger energía), y seguir hasta el Parque de la Draga, donde están los yacimientos neolíticos del mismo nombre. Si seguís, pasaréis por el lado de la Caseta de Madera (el único punto de libre acceso de baño en verano) y por la Torre del remo, desde donde tendréis una muy buena perspectiva del norte del Lago. En este tramo que sigue hasta llegar al Bosque de Can Morgat podréis observar una gran variedad de aves, peces, anfibios y plantas.

El camino que sigue bordeando el Lago es muy agradable y transcurre en medio de una vegetación característica del bosque de ribera. A lo largo del camino hay varios miradores desde donde tendréis una muy buena perspectiva del lugar.

Pasada la iglesia de Porqueres encontraréis algún restaurante donde, si lo queréis, se puede hacer una buena carne a la brasa. Después de la caminata, os lo merecéis! Luego, con el estómago lleno, seguiréis por el paraje de los Desmayos, donde podéis hacer una buena siesta a su sombra. Seguiréis por el jardín Histórico, declarado Bien Cultural de Interés Nacional, que será el último tramo de este itinerario que proponemos hasta volver a encontrar la Oficina de Turismo.

Y después del paseo por el Lago de Banyoles, no hay nada mejor que una buena cena con la familia o los amigos en una de nuestras casas rurales y con encanto que tenemos en la zona. Echadle un vistazo!

Foto portada: timeout.com