Si hay algo que nos gusta bastante en estos lares es hacer el dominguero. Que qué significa hacer el dominguero? Disfrutar de momentos y lugares en los que el tiempo parece que tenga paciencia. Se nos acuden algunas pequeñas definiciones o nociones características: las escapadas del domingo, las excursiones improvisadas, las horas que pasan lentamente y a gusto junto a los amigos, las charlas preparando el fuego de la barbacoa, coger espárragos, recolectar flores, enseñar a los niños a jugar a fútbol, ​​rellenar botellas con agua de manantial.

Lo estáis adivinando, ¿verdad?. Queremos proponeros los 10 mejores sitios de Girona y alrededores para ir de picnic y al mismo tiempo aprovechar para descubrir lugares curiosos y parajes que nunca os habríais imaginado tener tan cerca. Lugares para apreciar los colores de la primavera, para disfrutar de la explosión de olores de los árboles y las flores. Preparados? Listos? Vamos!

1. Zona de pícnic Sant Martí d’Empúries

Situada justo al lado del pueblo de Sant Martí d’Empúries, perteneciente a la Escala. El casco antiguo es muy pequeño pero lleno de encanto. Además, es el lugar de nacimiento del Capitán Trueno! En la zona de picnic hay 6 mesas de madera bien separadas, mucho espacio y está lleno de zonas de sombra. Dispone de parque infantil, que da a la playa del Moll Grec y al camino de ronda. Ya que estáis por la zona, podéis visitar las ruinas de Ampurias (ya os hemos hablado de este yacimiento aquí). Por si os quedáis hasta el atardecer, id hasta la Playa del Portitxol para ver una de las puestas de sol más bonitas (vuestro Instagram también lo agradecerá).

2. Cala Aiguafreda en Begur

Begur es, por excelencia, uno de lugares más pintorescos de la Costa Brava. En la parte este del pueblo está la Cala Aiguafreda, resguardada por el monte Rodó y famosa por sus aguas cristalinas. Dispone de muelle para las embarcaciones y fuente de agua, elementos que la convierten en el destino perfecto para las celebraciones en pequeño comité. Es una cala naturalmente recogida y protegida por la punta des Plom y la cabeza Sa Sal, que conserva casi intacta su belleza ancestral y que destaca por su calma. Aprovechad para dar una vuelta también por el casco antiguo del pueblo o incluso subir al castillo.

3. Font de Ferro en Girona

Pasear el domingo por Girona es ya un clásico. Pero aún mejor, podéis dejar el coche aparcado e ir andando hasta la fuente del Hierro. Por el camino os podríais desviar por los Jardines de John Lennon y hacer piernas, subiendo sus largas escaleras. Después, la ruta es bonita, siguiendo el sombrío río Galligants y ya estaréis dentro del Espacio de Interés Natural de las Gavarres. Si vais por la carretera, podréis encontrar una pequeña panadería, por si deseáis caer en una dulce tentación. Una vez ahí, encontraréis 9 mesas de piedra y 4 barbacoas individuales repartidas por la zona. Hay varias fuentes y un poco de espacio para jugar.

4. En medio de Sant Feliu de Guíxols

Foto: somdepicnic.blogspot.com.es

Nos disculparéis, pero no tenemos otra manera de llamar a esta zona, ya que se la conoce (poco) así. Es realmente un privilegio tener un lugar como este en medio de la villa – está en la Ronda Norte, entre la Crta. de Girona y la Avenida de Cataluña de Sant Feliu. No os defraudará: pinar con 5 mesas (una doble) y un bloque de 6 barbacoas. Bonus: una pequeña zona de juegos con mesa de ping pong y campo de fútbol. Aprovechad para hacer el primer baño de la temporada o, para los más atrevidos, para hacer el trozo de Camino de Ronda hasta la Playa de Sant Pol – son sólo 2:40 km.

5. Parque de la Draga en Banyoles

Uno de los destinos donde más podéis combinar comida, naturaleza y cultura, ya que el lugar es considerado el único yacimiento neolítico de ambiente lacustre de la Península Ibérica. La zona de picnic está bordeando el lago, dirección Serinyà. Está equipada con una veintena de mesas, todas de uso libre menos las tres que están más juntas, cerca del bar (abren los fines de semana a partir de las 11:00 de la mañana). A menos de un minuto encontraréis una zona con columpios para los niños, el yacimiento de la Draga, el lago y, para rematar, la zona de baño. ¿Alguien puede pedir más?

6. Fuente del Raig en Sant Gregori

La zona más pequeña de picnic que hemos encontrado hasta ahora – sólo tiene una mesa (¿ideal para parejas?) y, por lo tanto, es mejor llegar pronto. Aunque no sea muy conocida más allá de Sant Gregori, vale la pena. Está situada justo al lado de la fuente del Raig, una de las más populares del pueblo y es la única que no es ferruginosa. Podéis continuar vuestra excursión explorando el Valle de Llémena – una parada obligada sería el santuario de Santa Afra, en la parroquia Ginestar.

7. Mas Ventós en Port de la Selva

Foto: somdepicnic.blogspot.com.es

Port de la Selva en sí ya lo tiene todo: playas recónditas y vistas brutales, restaurantes buenísimos, una galería de arte muy chic y está dentro del protegido Parque Natural de Cap de Creus. Pues, encima, hay zona de picnic. ¡Ojo! Por peligro de incendios las barbacoas cierran del 15 de junio al 15 de septiembre. Pero no dejéis de ir, porque disfrutaréis de un lugar salvaje, de sombra, de mucho espacio y de un único mirador con vistas a la Bahía de Roses. Para un día redondo, visitad también el monasterio de Sant Pere de Rodes, en lo alto de la carretera, o acabad de subir hasta Cadaqués, ciudad de los tocados por la tramuntana.

8. Ermita San Antonio de Padua en Sant Joan de les Abadesses

Foto: somdepicnic.blogspot.com.es

Montaña, aire puro y tierra de rutas y senderos. San Juan de las Abadesas es una villa con mucho encanto y dos zonas de barbacoa! Destacamos la de la ermita de San Antonio de Padua, equipada con unas barbacoas nuevas, con parrillas móviles. Las tablas van en grupos de 2 o 4, junto con la barbacoa, situada en pendiente. La ermita no está muy bien conservada, pero el entorno no tiene precio. Si vais cuando las temperaturas hayan subido bastante, podéis ir hasta el Molino de la Malatosca y la poza de las brujas – se accede desde la antigua estación de tren de San Juan de las Abadesas.

9. Zona de pícnic cerca del Castillo y Ermita de Santa Coloma de Farners

Más conocida por la Feria de la Ratafia, Santa Coloma esconde un espacio ideal para los domingos perezosos, donde arquitectura, naturaleza y comida se mezclan de una exitosa manera. Siguiendo la pista forestal desde el Parque de San Salvador, se llega a la zona de picnic, donde encontraréis barbacoas, pero deberéis llevar las mesas y sillas, porque no hay. Junto encontraréis la bonita ermita de la Virgen de Farners – id, podréis hacer unas fotos de postal! El castillo está a 10 minutos a pie, pero también os podéis decantar por una ruta hacia las pozas de Penjacans.

10. Fuente de Baró en Cervià de Ter

Foto: somdepicnic.blogspot.com.es

Pueblo idóneo para hacer rutas, principalmente, Cervià de Ter también esconde una zona de picnic, situada en la parte derecha del torrente Anglí, al final de la calle de la Fuente. Encontraréis tres mesas de piedra y mucha zona para jugar. También pasa un riego – ideal para encontrar la calma, escuchar el canto de los pajaritos y disfrutar de las sinfonías de colores. 

¡Qué ganas de explorar, de caminar y de dejarnos maravillar que nos están entrando! Seguro que ya estáis cogiendo el teléfono para preparar la salida con el grupo, ¿verdad? Si estáis alojados en las casas Naturaki, tenéis muchos de estos lugares bastante cerca, así que sólo nos queda deciros que disfrutéis mucho de hacer el dominguero. No olvidéis hacer fotos y etiquetarlas con el hashtag #naturaki, nos gusta sentirnos partícipes de vuestras vivencias.